Guatemala es reconocida por sus vestigios coloniales, volcanes, lagos y las pirámides mayas. Si nos apartamos de los lugares más turísticos, encontramos la Sierra de los Cuchumatanes, en medio del altiplano guatemalteco y hogar desde hace siglos de diferentes pueblos de origen maya.

Los Cuchumatanes, que se elevan a unos 3837m sobre el mar, está situado al norte de Huehuetenango y es uno de los mayores picos no volcánicos de Centroamérica, que se extiende desde la frontera mexicana hasta las tierras altas de Alta Verapaz.

Foto de Héctor López

En la meseta de estos montes en las que se extienden llanuras de 30 a 50 kilómetros, está el mirador “Juan Diéguez Olaverri”, desde donde se puede apreciar buena parte del territorio Guatemalteco, sobresaliendo el Volcán Santa María.

El nombre “Cuchumatán” proviene de las siguientes palabras en idioma Mam: “Cuchuj” (unir) y “matán” (con gran fuerza) y quiere decir “lo que fue unido con gran fuerza”. Los hallazgos arqueológicos en la sierra de los Cuchumatanes indican que ya había habitantes alrededor de 1500 A.C. y casi todos los vestigios encontrados son de carácter defensivo

Constituye un paisaje cultural único en Guatemala, que combina praderas sub-alpinas, áreas rocosas y vegetación de lento crecimiento, debido a las condiciones climáticas y altitudinales. Sus bosques que poseen 112 especies de árboles, y con más de 117 sitios de interés ecológico, paisajístico, arqueológico y cultural, como cataratas, lagunas, sitios arqueológicos, y nacimientos de ríos.

“En tanto que la sombra no embargue el firmamento, hasta el postrer momento en vos me extasiaré; que así como esta tarde, de brumas despejados, tan limpios y azulados jamás os contemplé.” Diéguez Olaverri

 

⇒Más información sobre nuestro viaje a Guatemala