El Daiquiri está estrechamente ligado al Cachánchara, una mezcla cubana centenaria a base de ron, limón, miel y agua aunque su invención se le atribuye a Jennings Stockton Cox, un ingeniero americano en a finales del S. XX.

En 1898, después de la victoria de Roosvelt en la batalla de San Juan, los americanos empezaron a explotar las minas de hierro y este ingeniero lideraba una de las primeras exploraciones. Cox y su equipo trabajaban en las colinas de Sierra Maestra al sudoeste de la isla de la Cuba donde se encuentra la pequeña ciudad de Daiquiri y fue el que inventó la famosa bebida durante su estancia allí.

Los ingenieros recibieron salarios sustanciales y generosas raciones de tabaco a modo de incentivo después de haber dejado sus puestos de trabajo en Estados Unidos para irse a Cuba y enfrentarse a la amenaza de la fiebre amarilla que había en esos momentos allí. Jennings también pidió que sus trabajadores recibieran una ración mensual de ron local, Bacardi Carta Blanca, que los trabajadores locales solían mezclarlo con café cada noche después de la jornada laboral. Así es como empezó a experimentar hasta crear al que hoy conocemos como Daiquiri.

Cuentan las malas lenguas, que la historia de esta bebida se le puede atribuir a otro ingeniero, Pagliuchi, que era un observador de minas y que se encontró más de una vez con Cox. Durante sus encuentros, hablaron de crear una bebida con los ingredientes que tuviera a mano Cox: ron, lima y azúcar. La nieta de Cox narra una historia ligeramente diferente; decía que a su abuelo se le agotaba la ginebra cuando tenía que entretener a los americanos. Cuando eso sucedía, lo cambiaba por ron que nunca servía directamente si no que lo mezclaba con la lima y el azúcar para enmascarar su sabor. Sea cual fuere la forma en que Cox consiguió crear la bebida, el resultado fue sublime.

En la página 38 del libro “When is cocktail time in Cuba “, Basil Woon, escribía sobre esta bebida y relataba que se hizo popular entre un grupo de gente que solía reunirse cada mañana a las 8 en el Venus bar de Santiago de Cuba. “ Los jóvenes solían tomar entre tres y cuatro cada mañana. Muchos de ellos trabajaban en las minas de Daiquiri, cuyo capataz era un caballero llamado Jennings Cox. Una mañana en el Venus, Cox le dijo a sus muchachos: “chicos hemos estado bebiendo esta bebida durante un tiempo, pero nunca le hemos puesto nombre. ¡ Así que vamos a bautizarla ¡. Los chicos se arremolinaron a su alrededor y finalmente Cox dijo: les digo una cosa chicos, todos trabajamos en Daiquiri y todos hemos bebido esta bebida por primera vez aquí, así que llamémosla Daiquiri en su honor.

Basil Woon’s cuenta con varios documentos sobre el origen y el nombre de Daiquiri y lo diferencia de muchos otros cócteles donde la creación se perdió en el tiempo, y porque el origen el del Daiquiri está bien sostenido, incluyendo la receta original registrada por Jennings Cox en su diario.

El Daiquiri viajó a Estados Unidos con el almirante estadounidense Lucius Johnson, que luchó en la guerra hispanoamericana de 1898. El fue quien introdujo la bebida en el Army & Navy Club en Washington DC y una placa en su Daiquiri Lounge recuerda la historia de este famoso cóctel.

⇒ Más información sobre el viaje a Cuba, de Sierra Maestra a la Habana